Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘tscan III’


Como expliqué en la entrada anterior, la férula de Michigan es un dispositivo de resina, rígido, de cobertura total, es decir que cubre las superficies oclusales de toda una arcada, plana y la mayoría de veces tiene una rampa canina y anterior para poder generar una guía de desoclusión adecuada. Continúo con las preguntas que podemos hacernos sobre este dispositivo:

  • ¿ que esquema oclusal debe tener ? El esquema oclusal depende del tipo de disfunción que presente el paciente. En aquellos casos que el dispositivo se indique para proteger a los dientes de una parafunción o para tratar un problema muscular, se realizará un esquema oclusal basado en la desoclusión, es decir, la férula tendrá una guía anterior y una guía canina. Hay evidencia científica que este esquema oclusal desprograma el músculo masetero, pterigoideo interno y pterigoideo externo inferior, por lo tanto es el ideal para las situaciones citadas anteriormente En los casos que el paciente presente una disfunción articular la férula estará bibalanceada. El problema que tiene la guía anterior es que sobrecarga la articulación temporo mandibular del lado de trabajo. La articulación se protege de la sobrecarga con un esquema oclusal que facilite el máximo soporte dental posible. Este artículo, Simirle DM, Mclachlau KR, McCall WD. A numerical model of temporomandibular joint loading. J Dent Res. 1986 Aug 65(8): 1046-1052, explica que  con un único contacto en un incisivo, la articulación soportará un 60% de la carga total. Añadiendo el contacto de un 2º molar, sólo el 5% de la carga recaerá en la ATM. Por lo tanto y como he dicho antes, en todos aquellos casos que el paciente presente una patología articular y dado que nuestra obligación es proteger al elemento débil, la férula se bibalanceará
  • ¿ Cuánto tiempo debe llevarse puesta este tipo de férula ? Parece que hay evidencia científica que sólo es necesario llevar la férula durante la noche
  • ¿ Cómo se controla el esquema oclusal elegido ? El control se realiza mediante el papel de articular. Como tan bien se explica en el blog de la casa comercial Bausch, el papel de articular de elección es el de 12 micras negro/rojo. La céntrica y la excéntrica se marcan con toda claridad en la férula y se pueden representar consecutivamente en una misma lámina con dos colores diferentes. Actualmente el control de las férulas oclusales lo realizo digitalmente con el Tscan III. Este tipo de dispositivo digital me permite poder comprobar de forma objetiva que en máxima intercuspidación existe un punto de contacto por cada cúspide funcional antagonista, me permite comprobar que dichos contactos son bilaterales y simultáneos, que el tiempo que discurre entre el primer contacto y el último es correcto, menos de 0,3 segundos y en caso que el esquema oclusal elegido sea el de una guía anterior, la misma consiga una desoclusión en menos de 0,4 segundos.  Mi protocolo de actuación es el siguiente: el día que coloco la férula ajusto los contactos de las cúspides funcionales antagonistas de forma bilateral y simultánea y compruebo el esquema oclusal elegido con el papel de articular de 12 micras. Una vez conseguido, cito al paciente en 15 días y le comento que venga a la visita con la férula puesta una hora antes, entonces compruebo la oclusión y el esquema oclusal con el Tscan III

Sin título

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Tiempo

Anuncios

Read Full Post »


 Se define el término biométrico como la reunión objetiva de datos medibles y reproducibles. La toma de presión, un análisis de sangre o la anatomía patológica de una biopsia son ejemplos de ello y se utilizan en medicina, para poder realizar correctamente un diagnóstico, un tratamiento y su posterior evaluación en el tiempo. La pregunta que nos podemos hacer es si cuando analizamos la oclusión de un paciente disponemos de un sistema biométrico similar. Normalmente este tipo de análisis lo realizamos con el papel de articular, ¿es un buen método?. Para saberlo podemos reflexionar sobre los siguientes puntos:

  • El primer problema que nos encontramos es elegir el grosor adecuado del papel de articular. En el mercado disponemos de tres grosores, 200µ, 40µ y 8µ, dando cada uno de ellos marcas diferentes, por lo tanto es difícil discernir cual representa de forma más fiable la localización e intensidad de los contactos oclusales.

  • La revisión de la literatura nos muestra la incapacidad del papel de articular para indicar de forma objetiva y reproducible la intensidad de los puntos de contacto. Jason P. Carey, Mark Craig, Robert B. Kerstein and John Radke publican en el 2007 un estudio con el objetivo de determinar la relación entre el tamaño de la marca del papel de articular y la intensidad del contacto. Para ello realizaron 600 muestras de marcas de papel de articular en modelos de resina montados en articulador, con una intensidad de apriete entre 25 y 450 newton, concluyendo, que sólo en un 21% de los casos, la mayor superficie de la marca oclusal coincidía con una fuerza de apriete mayor.
  • EL papel de articular puede indicarnos, con los márgenes de error antes descritos, la intensidad del contacto pero nunca nos podrá señalar la secuencia en el tiempo de los mismos.

 Por lo tanto parece evidente que el papel de articular no lo podemos considerar como un método biométrico adecuado para analizar la oclusión de nuestros pacientes. Actualmente como método objetivo y fiable disponemos del tscan III.

Tscan III

Presentado por Maness y colaboradores en 1987, en la actualidad disponemos de la tercera generación. Consiste, por un lado, en un sensor de 10µ de grosor, disponible en dos tamaños, permitiendo registrar la secuencia e intensidad de los contactos oclusales cada 0,01 seg. y a una frecuencia de 100 Hz y por otro, un software que refleja las mediciones del sensor. Dicho software nos facilita en forma de gráficas o película de video , entre otros, los siguientes datos :

  • Localización del primer contacto oclusal y la secuencia de los mismos hasta la máxima intercuspidación
  • Tiempo transcurrido desde el primer contacto hasta la máxima intercuspidación
  • Distribución de la carga máxima por cuadrantes
  • Análisis de la guía anterior y canina, mostrándonos si existe desoclusión o no y cuanto tiempo transcurre hasta conseguirla.

 Conclusiones

El papel de articular no parece un método biométrico adecuado, ya que es difícil con él conseguir mediciones objetivas medibles y reproducibles. El tscan III si es un método fiable para conseguirlo.

Read Full Post »