Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘facetas’


El sábado 4 de junio estuve dando un curso de 8 horas en Valencia, para unas 50 personas, a través  de Klockner. El tema era oclusión y prótesis sobre implantes. En un momento dado presenté la  siguiente foto de un paciente de 38 años de edad, para preguntar que harían en una situación parecida. La mayoría fue capaz de reconocer la faceta de desgaste a nivel del borde incisal del 23 , pero se estableció un debate a la hora de decidir si era necesario realizar algún tipo de tratamiento o no. Parte de los asistentes opinaron que en estos casos no hay que hacer nada ya que se trataba de un proceso de adaptación.

La erosión, la abrasión y la atrición son los tres procesos principales que causan desgaste dentario. La erosión se define como la progresiva pérdida de sustancia dentaria debida a un proceso químico que no involucra la acción bacteriana. A diferencia de la erosión, la abrasión y la atrición, son el resultado del desgaste físico. La abrasión es el desgaste anormal de la estructura dentaria, debido a un agente externo al medio oral y la atrición es el desgaste mecánico que resulta de la masticación o de parafunciones y se limita a las superficies de los dientes que contactan. Las facetas debidas a la atrición  se dividen en adaptativas, madurativas y patológicas oparafuncionales. Las adaptativas ocurren de forma fisiológica en el niño y en el adolescente y no llegan nunca a alterar las formas dentarias sino que al contrario, las individualiza según las exigencias funcionales. Las madurativas ocurren durante toda la vida, representan un mecanismo de ajuste a la dinámica oclusal y nunca llegan a alterar de forma significativa la anatomía dental. Las facetas patológicas son aquellas que si producen cambios importantes, originando con ello una alteración de la función.

En el caso que nos ocupa, pienso que la faceta es de carácter patológico ya que ha modificado  claramente la anatomía dental y ha provocado una alteración de la función por perdida de la guía canina izquierda. Todos sabemos que la medicina no es una ciencia exacta, y que establecer una relación causa efecto es difícil, pero también reconoceremos que para muchas personas, esta situación de pérdida de la desoclusión, puede ser el origen o el desencadenante de un proceso que va desde el desgaste generalizado  del sector posterior hasta la disfunción de la ATM. Si tenemos en cuenta que uno de nuestros principales objetivos debe ser la odontología preventiva, está claro que algo hay que hacer. En estas situaciones donde la patología es evidente y la etiología probable es un hábito bruxista , parece razonable instaurar algún tipo de tratamiento. Por lo tanto al paciente le restauramos el canino con un composite y le colocamos una placa michigan nocturna como protección a su bruxismo. Soy consciente que existe el riesgo de fractura del composite, y así se lo explico a él, pero la opción terapéutica es tan conservadora, tan fácil de hacer y resuelve tan bien el problema que creo que puestos en una balanza los riesgos y los beneficios no hay la menor duda de las ventajas de estos últimos.

Este tipo de casos nos debe servir para darnos cuenta que, de la misma forma que practicamos la odontología preventiva en las distintas áreas odontológicas, también debemos aplicarla cuando se trate de un problema relacionado con la oclusión y reflexionar que cuando nos llega un paciente con un desgaste dental generalizado muy acusado, el inicio del cuadro posiblemente se debió a unas pequeñas facetas de desgaste que fueron diagnosticadas como adaptativas y no se consideraron importantes para el mantenimiento de la salud del mismo.

Anuncios

Read Full Post »