Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘disfunción’


Como expliqué en la entrada anterior, la férula de Michigan es un dispositivo de resina, rígido, de cobertura total, es decir que cubre las superficies oclusales de toda una arcada, plana y la mayoría de veces tiene una rampa canina y anterior para poder generar una guía de desoclusión adecuada. Continúo con las preguntas que podemos hacernos sobre este dispositivo:

  • ¿ que esquema oclusal debe tener ? El esquema oclusal depende del tipo de disfunción que presente el paciente. En aquellos casos que el dispositivo se indique para proteger a los dientes de una parafunción o para tratar un problema muscular, se realizará un esquema oclusal basado en la desoclusión, es decir, la férula tendrá una guía anterior y una guía canina. Hay evidencia científica que este esquema oclusal desprograma el músculo masetero, pterigoideo interno y pterigoideo externo inferior, por lo tanto es el ideal para las situaciones citadas anteriormente En los casos que el paciente presente una disfunción articular la férula estará bibalanceada. El problema que tiene la guía anterior es que sobrecarga la articulación temporo mandibular del lado de trabajo. La articulación se protege de la sobrecarga con un esquema oclusal que facilite el máximo soporte dental posible. Este artículo, Simirle DM, Mclachlau KR, McCall WD. A numerical model of temporomandibular joint loading. J Dent Res. 1986 Aug 65(8): 1046-1052, explica que  con un único contacto en un incisivo, la articulación soportará un 60% de la carga total. Añadiendo el contacto de un 2º molar, sólo el 5% de la carga recaerá en la ATM. Por lo tanto y como he dicho antes, en todos aquellos casos que el paciente presente una patología articular y dado que nuestra obligación es proteger al elemento débil, la férula se bibalanceará
  • ¿ Cuánto tiempo debe llevarse puesta este tipo de férula ? Parece que hay evidencia científica que sólo es necesario llevar la férula durante la noche
  • ¿ Cómo se controla el esquema oclusal elegido ? El control se realiza mediante el papel de articular. Como tan bien se explica en el blog de la casa comercial Bausch, el papel de articular de elección es el de 12 micras negro/rojo. La céntrica y la excéntrica se marcan con toda claridad en la férula y se pueden representar consecutivamente en una misma lámina con dos colores diferentes. Actualmente el control de las férulas oclusales lo realizo digitalmente con el Tscan III. Este tipo de dispositivo digital me permite poder comprobar de forma objetiva que en máxima intercuspidación existe un punto de contacto por cada cúspide funcional antagonista, me permite comprobar que dichos contactos son bilaterales y simultáneos, que el tiempo que discurre entre el primer contacto y el último es correcto, menos de 0,3 segundos y en caso que el esquema oclusal elegido sea el de una guía anterior, la misma consiga una desoclusión en menos de 0,4 segundos.  Mi protocolo de actuación es el siguiente: el día que coloco la férula ajusto los contactos de las cúspides funcionales antagonistas de forma bilateral y simultánea y compruebo el esquema oclusal elegido con el papel de articular de 12 micras. Una vez conseguido, cito al paciente en 15 días y le comento que venga a la visita con la férula puesta una hora antes, entonces compruebo la oclusión y el esquema oclusal con el Tscan III

Sin título

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Tiempo

Anuncios

Read Full Post »


La elevada prevalencia de la disfunción craneomandibular (DCM) hace necesaria la valoración de los músculos masticatorios y la articulación temporomandibular (ATM). Hay estudios que concluyen que el 46,7% de los pacientes que acuden a una consulta médica de atención primaria presentan algún síntoma y/o signo de DCM. Las mujeres tienen 2 veces más riesgo de padecer DCM que los hombres y los pacientes con trastornos psicológicos 3 veces más. Por lo tanto,  dado que parece que entre un 40-60% de la población presenta al menos un signo detectable asociado a DCM, es importante la detección precoz de los pacientes disfuncionales, para ello, una de las medidas que tomamos en nuestra clínica, es realizar a todos los pacientes las siguientes preguntas que nos permiten poder identificar de entrada a los que pueden presentar una posible disfunción, para posteriormente realizarles una exploración básica.

10 preguntas básicas

  1. ¿presenta dificultad y/o dolor al abrir la boca, por ejemplo al bostezar?
  2. ¿se le queda la mandíbula bloqueada o fija?
  3. ¿presenta dificultad y/o dolor al masticar, hablar o utilizar la mandíbula?
  4. ¿nota ruidos en las articulaciones mandibulares?
  5. ¿suele sentir rigidez, tirantez o cansancio en los maxilares?
  6. ¿tiene dolor en los oídos o alrededor de ellos, en las sienes o las mejillas?
  7. ¿padece con frecuencia dolor de cabeza, dolor del cuello o dolor de dientes?
  8. ¿ha sufrido recientemente algún traumatismo en la cabeza, el cuello o la mandíbula?
  9. ¿ha observado algún cambio recientemente en su mordida?
  10. ¿ha recibido tratamiento anteriormente por algún dolor facial o algún problema en la articulación mandibular?

Read Full Post »