Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘desoclusión’


A 29588

Una de las preguntas que frecuentemente suelen realizarme en los cursos que doy es cuando es imprescindible programar el articulador semiajustable con valores individuales. La respuesta es que la programación depende del esquema oclusal que hayamos elegido para ese tratamiento concreto.

En el caso que el esquema oclusal sea la oclusión mutuamente compartida, es decir, aquella que se basa en la desoclusión posterior lograda por la acción de la guía anterior y canina, no es necesario programarlo con valores individuales. Es suficiente la utilización de los valores medios de la trayectoria condílea (TC) y del ángulo de Bennet (AB), valores que dependen de cada articulador concreto. En mi caso, ya que utilizo la sistemática Artex®, los valores son 35 para la TC y 15 para el AB. La única precaución que debemos tomar es evitar una gran sobremordida, ya que este tipo de oclusión nos da una función muy restrictiva con un trayecto desoclusivo muy vertical y amplio. En estos casos, si la TC fuera muy plana, podemos originar un cambio en la cinemática de la articulación. Como todos sabemos la apertura bucal tiene dos fases, una primera fase de rotación y una segunda de traslación. El gran movimiento vertical que ocurre en este tipo de sobremordidas, da lugar a una traslación inicial, seguida de una rototraslación. Este cambio en la dinámica mandibular puede ser un factor predisponente de un trastorno interno articular.  Al no iniciar el movimiento con una rotación, el disco puede no asentarse correctamente sobre el cóndilo y ser el inicio de una luxación discal. Por lo tanto en estos casos debemos hacer dos cosas fundamentales, intentar disminuir el grado de sobremordida y adecuar la guía anterior a los valores de la TC.

En el caso que el esquema oclusal elegido sea una oclusión balanceada bilateral o una función de grupo, es importante programar el articulador con los valores individuales. La TC y el AB nos originan desoclusión. Queda claro que a mayor TC mayor desoclusión. Por lo tanto si el esquema oclusal elegido no se basa en la desoclusión, necesitamos programar el articulador con los valores concretos de ese paciente, para que el protésico pueda compensarlos colocando el plano oclusal anterior y posterior acorde con ellos. Con mi experiencia profesional, puedo afirmar que es suficiente programar sólo el valor de la TC, recordar que se realiza gracias a una cera en protusiva con un desplazamiento máximo de 5mm . Programar el AB con una cera de lateralidad es difícil, a la mayoría de pacientes les cuesta mucho conseguir una lateralidad pura, casi todos realizan una lateroprotusión que no sirve para el objetivo que buscamos. . Por lo tanto la conclusión es que en estos casos siempre ajusto el valor de la TC y mantengo el valor medio del AB.

Anuncios

Read Full Post »


En la primera y segunda parte he desarrollado los factores de desoclusión individuales , posteriores y anteriores. En esta tercera parte desarrollaré los factores intermedios

Factores intermedios

Cuando hablamos de factores intermedios, nos referimos a la curva de Spee y a la curva de Wilsson, que juntas forman el plano oclusal. El plano oclusal superior pasa por el cíngulo de los dientes anteriores y la fosa central de los posteriores y el inferior, por la cúspide del canino y las cúspides vestibulares de los dientes posteriores. Dependiendo de como coloquemos el plano oclusal en nuestras rehabilitaciones, tendremos más o menos desoclusión. Como ejemplo, cuando el laboratorio realiza una prótesis completa, montan los dientes siguiendo las curvas de compensación. Es decir, con una curva de Spee  que compense la desoclusión originada por la trayectoria condílea y una curva de Wilsson que compense la desoclusión originada por el ángulo de Bennett, ya que el objetivo final a conseguir en este tipo de prótesis, es la oclusión bibalanceada.

Curva de Spee

El concepto importante es que a mayor curva de Spee menor desoclusión y lo contrario, cuanto más plana mayor desoclusión.  Dicho de otra manera, si la curva de Spee es paralela o mayor que la trayectoria condílea, habrá menos desoclusión. Si la curva de Spee es menor que la trayectoria condílea, habrá más desoclusión.

Si observamos las fotografías que acompañan este texto, podremos observar que a pesar de la gran sobremordida que tiene este paciente, lo que en principio debería producir una gran desoclusión, al tener una curva de Spee muy aumentada, presenta una interferencia a nivel del cordal.

Curva de Wilsson

La idea principal es que a mayor Wilsson, mayor desoclusión en el lado de trabajo. El problema es que si aumentamos mucho la curva de Wilsson, aumentan las probabilidades que interfieran para la desoclusión, las cúspides linguales superiores del lado de no trabajo, motivo por el cual, todas mis rehabilitaciones tiene una mayor curva de Wilsson, conseguido a expandas de aumentar un poco el valor de la misma y tener las cúspides vestibulares superiores más cortas.

Conclusiones

Si queremos establecer un esquema oclusal basado en la desoclusión, deberemos seguir las siguientes premisas:

  • Un anatomía dentaria correcta, que imite a la naturaleza y consiga una alineación tridimensional individual correcta
  • Una sobremordida y un resalte adecuados
  • Un plano oclusal correcto, que forme una alineaión tridimensional de conjunto adecuada y ayude a la desoclusión conseguida por la guía anterior

Read Full Post »