Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘céntrica’


La rehabilitación oral más compleja se puede solucionar entendiendo y aplicando correctamente tres conceptos fundamentales: posición de referencia, dimensión vertical y esquema oclusal.

Posición de referencia

El primer paso en este tipo de tratamientos será tomar unas medidas al paciente para poder realizar unos modelos de estudio montados en articulador y el posterior encerado diagnóstico. Para ello debemos decidir en que posición de referencia tomaremos los registros intermaxilares y a que dimensión vertical. Idealmente, dicha posición y altura deberá coincidir con el de las prótesis definitivas. Existen básicamente dos posiciones de referencia, la oclusión habitual o posición dental, determinada de forma tirana por los dientes del paciente. Es la posición más fisiológica y repetitiva que podemos encontrar. Mientras mantengamos dientes en oclusión, éstos siempre nos harán cerrar de la misma manera. La otra es la relación céntrica o posición articular. Es independiente de los dientes, lo que registramos es la posición del cóndilo y el menisco respecto a la eminencia articular del temporal. Se ha definido en el tiempo de muchas formas, actualmente parece que se ha alcanzado un consenso mundial para su definición, al entender que dicha posición es aquella que determina la musculatura del sistema estomatognático cuando no presenta ningún tipo de alteración y es “cuando el cóndilo se encuentra en su posición mas antero superior, apoyado contra la pared posterior de la eminencia articular y con el disco bien interpuesto”


Durante mucho tiempo me costó entender, por que siempre que se realiza una rehabilitación oral, hay que elegir la relación céntrica como posición de referencia ideal. Si tenemos en cuenta que aproximadamente sólo a un 5% de la población le coincide su posición habitual con la relación céntrica, posición que actualmente se llama oclusión céntrica, no parece lógico que esta última sea la de elección. El motivo es el siguiente. Nuestro arco de cierre habitual lo conseguimos gracias a un engrama muscular, que evita los contactos prematuros, controlado por el sistema nervioso central. Todo sistema biológico se rige bajo el principio del mínimo gasto energético y los engramas musculares consumen energía, por lo que en el momento que perdamos nuestra oclusión habitual, porque hemos perdido los dientes o los hemos tallado, dependiendo de nuestra capacidad de adaptación, tarde o temprano desaparecerá el engrama muscular que teníamos determinado por nuestros dientes. En nuestra práctica clínica podemos registrar muchas cosas, pero lo que no podremos registrar nunca es un engrama muscular determinado. Si tenemos en cuenta que uno de los requisitos básicos a la hora de realizar nuestras prótesis es un registro intermaxilar estable y repetitible en el tiempo, cuando perdemos nuestra oclusión habitual y el engrama que la originaba, la única posición que podemos tomar como referencia será la articular, es decir la relación céntrica.

Como resumen, siempre que mantengamos dientes del paciente en oclusión , las prótesis se realizaran en posición habitual, pero si por los motivos que sean, perdemos dicha posición, deberemos montar siempre en relación céntrica, única posición que en este tipo de situaciones nos asegura la estabilidad oclusal.

En próximas entradas desarrollaré los otros dos factores, dimensión vertical y esquema oclusal

Anuncios

Read Full Post »