Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘ATM’


Como expliqué en la entrada anterior, la férula de Michigan es un dispositivo de resina, rígido, de cobertura total, es decir que cubre las superficies oclusales de toda una arcada, plana y la mayoría de veces tiene una rampa canina y anterior para poder generar una guía de desoclusión adecuada. Continúo con las preguntas que podemos hacernos sobre este dispositivo:

  • ¿ que esquema oclusal debe tener ? El esquema oclusal depende del tipo de disfunción que presente el paciente. En aquellos casos que el dispositivo se indique para proteger a los dientes de una parafunción o para tratar un problema muscular, se realizará un esquema oclusal basado en la desoclusión, es decir, la férula tendrá una guía anterior y una guía canina. Hay evidencia científica que este esquema oclusal desprograma el músculo masetero, pterigoideo interno y pterigoideo externo inferior, por lo tanto es el ideal para las situaciones citadas anteriormente En los casos que el paciente presente una disfunción articular la férula estará bibalanceada. El problema que tiene la guía anterior es que sobrecarga la articulación temporo mandibular del lado de trabajo. La articulación se protege de la sobrecarga con un esquema oclusal que facilite el máximo soporte dental posible. Este artículo, Simirle DM, Mclachlau KR, McCall WD. A numerical model of temporomandibular joint loading. J Dent Res. 1986 Aug 65(8): 1046-1052, explica que  con un único contacto en un incisivo, la articulación soportará un 60% de la carga total. Añadiendo el contacto de un 2º molar, sólo el 5% de la carga recaerá en la ATM. Por lo tanto y como he dicho antes, en todos aquellos casos que el paciente presente una patología articular y dado que nuestra obligación es proteger al elemento débil, la férula se bibalanceará
  • ¿ Cuánto tiempo debe llevarse puesta este tipo de férula ? Parece que hay evidencia científica que sólo es necesario llevar la férula durante la noche
  • ¿ Cómo se controla el esquema oclusal elegido ? El control se realiza mediante el papel de articular. Como tan bien se explica en el blog de la casa comercial Bausch, el papel de articular de elección es el de 12 micras negro/rojo. La céntrica y la excéntrica se marcan con toda claridad en la férula y se pueden representar consecutivamente en una misma lámina con dos colores diferentes. Actualmente el control de las férulas oclusales lo realizo digitalmente con el Tscan III. Este tipo de dispositivo digital me permite poder comprobar de forma objetiva que en máxima intercuspidación existe un punto de contacto por cada cúspide funcional antagonista, me permite comprobar que dichos contactos son bilaterales y simultáneos, que el tiempo que discurre entre el primer contacto y el último es correcto, menos de 0,3 segundos y en caso que el esquema oclusal elegido sea el de una guía anterior, la misma consiga una desoclusión en menos de 0,4 segundos.  Mi protocolo de actuación es el siguiente: el día que coloco la férula ajusto los contactos de las cúspides funcionales antagonistas de forma bilateral y simultánea y compruebo el esquema oclusal elegido con el papel de articular de 12 micras. Una vez conseguido, cito al paciente en 15 días y le comento que venga a la visita con la férula puesta una hora antes, entonces compruebo la oclusión y el esquema oclusal con el Tscan III

Sin título

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Tiempo

Anuncios

Read Full Post »


Férula Michigan

 

El tratamiento con férulas oclusales tiene varias características favorables que lo hacen muy útil para muchos trastornos de la articulación temporo-mandibular. Dado que la etiología de dichos trastornos es multifactorial y a menudo compleja, el tratamiento inicial debe ser, por lo general, reversible y no invasivo. Las férulas y la fisioterapia cumplen de forma excelente con este requisito. El dispositivo más utilizado por parte del odontólogo general es la férula Michigan, también conocida por dispositivo de Turner, dispositivo de Fox o férula de relajación muscular.

Férula de Michigan

La férula de Michigan es un dispositivo de resina, rígido, de cobertura total, es decir que cubre las superficies oclusales de toda una arcada, plana y la mayoría de veces tiene una rampa canina y anterior para poder generar una guía de desoclusión adecuada. Las principales preguntas que nos podemos hacer respecto a ella son:

  • ¿Donde se coloca en el maxilar o en la mandíbula? La respuesta más adecuada es donde falten más dientes, ya que la primera indicación de este dispositivo es generar estabilidad en máxima intercuspidación. A igualdad de dientes, hoy en día se ha generado una controversia por las afirmaciones de los osteópatas.  Estos profesionales recomiendan no ferulizar el maxilar porque parece ser que esta práctica dificulta lo que ellos llaman la respiración primaria. En mi experiencia profesional no he sido consciente de generar ningún tipo de problema a mis pacientes cuando les he colocado una férula maxilar, por lo que usualmente sigo colocándolas en él. Dos son los motivos principales. Por un lado, la mayoría de veces, quiero que este dispositivo genere desoclusión y es mucho más fácil manejar dicha desoclusión a través de una rampa como es en el caso que la férula sea superior. Por otro lado, si la ubicamos inferiormente, aumentamos el riesgo de vestibulización del sector antero-superior, riesgo aún mayor si el paciente presenta enfermedad periodontal
  • ¿Qué contactos oclusales debe tener? Contactos bilaterales y simultáneos de canino a segundo molar. Un contacto por cúspide funcional antagonista sobre la superficie plana de la férula. Es decir si la férula es superior, un contacto por cada cúspide vestibular inferior y un contacto de la cúspide del canino. Si es inferior un contacto por cada cúspide palatina superior y de la cúspide del canino. Los incisivos deben contactar con mucha menos intensidad o prácticamente no contactar. En el caso que queramos que genere desoclusión, el ángulo de la guía anterior debe ser el más suave que genere dicha desoclusión. La idea es conseguir un deslizamiento suave que no interfiera con la función y genere una mínima desoclusión posterior

 

Puntos de contacto OLYMPUS DIGITAL CAMERA

  • ¿ A que dimensión vertical deben hacerse? A la mínima dimensión vertical posible. Debemos tener en cuenta que a mayor dimensión vertical mayor fuerza de apretamiento se podrá realizar. Al aumentar la dimensión vertical aumentamos la longitud de los músculos elevadores, por lo que estos podrán realizar mayor  fuerza por la ley de palancas. En el caso que el paciente presente una luxación discal con reducción la dimensión vertical idónea es aquella dimensión a la cual el disco se recapte. Cuando un paciente tiene este tipo de patología, uno de los signos clínicos característicos es la presencia de un clic recíproco, es decir un clic en la apertura y un clic en el cierre, lo que indica claramente que recapta el disco cuando abre la boca y lo pierde cuando la cierra.  La idea es poder descubrir a que grado de apertura recapta el disco y es a esa dimensión vertical que deberá hacerse la férula, con el objetivo de que cuando la utilice el paciente, el disco este siempre bien posicionado. Para ello mi protocolo clínico es el siguiente: interpongo entre los dientes unas láminas de un grosor conocido y voy añadiendo hasta que al abrir y cerrar la boca el clic haya desaparecido. Ese será el grosor que deberá tener la férula oclusal. Este protocolo es útil en los casos que la recaptación del disco sea en una fase temprana, es decir en un estadío inicial, si el estadío es muy avanzado no tiene sentido ya que se requeriría un aumento de la dimensión vertical inviable en la férula para recaptar el disco.

En la próxima entrada desarrollaré mas preguntas sobre este tipo de dispositivo oclusal

Read Full Post »


37

38

39

Read Full Post »


13

14

15

Read Full Post »


7

8

9

Read Full Post »


4

5

6

Read Full Post »


Como concluí en una entrada anterior, siempre que rehabilitemos a un paciente sin alteración de las articulaciones temporo-mandibulares, o a un paciente con disfunción de origen muscular realizaremos una oclusión orgánica, una oclusión basada en la desoclusión. Pero si el paciente presenta una alteración articular, como hay un principio básico que no podemos evitar, que es proteger al elemento débil, realizaremos siempre una función de grupo, para que sean los dientes los que soporten la mayor parte de la carga realizada. Por lo tanto y dado que el esquema más utilizado es la oclusión orgánica, vamos a analizar cuáles son los factores que van a contribuir a la desoclusión, son los siguientes:

  • Factores anatómicos individuales
  • Factores posteriores. Las ATM
  • Factores anteriores. Sobremordida y resalte
  • Factores intermedios. Curva de Spee y curva de  Wilson

Factores anatómicos individuales

Cuando hablamos de los factores anatómicos individuales nos referimos a la anatomía del sector anterior y posterior. Ambos sectores presentan los 4 niveles de la oclusión, cúspides, rebordes, surcos y fosas y estos deben estar donde la biología y la función los ha colocado, deben estar alineados correctamente, lo que se denomina alineación tridimensional individual, para de esta forma, favorecer la desoclusión. Como ejemplo podemos observar las crestas triangulares de un molar, éstas tienen una forma triangular con base hacia la fosa central, si invertimos el triángulo 180º se dificulta la desoclusión porque interferirá con la cúspide antagonista en los movimientos excéntricos en el lado de no trabajo.

La idea principal es que con la anatomía dental podemos favorecer la desoclusión, por lo tanto, cuando restauremos los dientes bajo cualquier método, imitemos en todo lo posible a la naturaleza.

Factores posteriores

Los factores posteriores son aquellos que dependen de la anatomía de la ATM, son factores fijos, factores que no podremos modificar con nuestra rehabilitación. Son dos, la trayectoria condílea y el ángulo de Bennett. A mayor valor, mayor desoclusión. Una vez más, la anatomía nos favorece la desoclusión. La muestra evidente de este mecanismo de desoclusión lo podemos observar en el paciente desdentado total. Si al mismo le colocamos dos rodetes, articulados borde a borde, con las curvas posteriores adecuadas, cuando realicen un movimiento de protusión, los rodetes se separaran por la zona posterior, hecho que se conoce por el “fenómeno de Christensen” y al realizar un movimiento de lateralidad, se separaran sobre todo en el lado de no trabajo, hecho que se conoce por el “fenómeno de Duce”.

Read Full Post »

Older Posts »